Cocina

Puertas de gabinetes de cocina


Ya sea que esté comprando nuevos o actualizando puertas de armarios de cocina ya tiene, hay algunas cosas a considerar antes de comenzar su proyecto.

Nuevo o revestido
Quizás la opción menos costosa en una remodelación es reemplazar las puertas de gabinetes de cocina existentes. Esto significa que las cajas que contienen los estantes y los cajones permanecen en su lugar, ahorrando costos de demolición, construcción y compra. Solo se reemplazan los frentes de los gabinetes, lo que generalmente implica puertas nuevas, marcos frontales y herrajes. Si está satisfecho con el diseño y la cantidad de gabinetes que tiene actualmente pero desea darles un nuevo aspecto, esta puede ser la mejor opción.

Opciones de materiales
Tendrá que decidir si desea puertas y frentes frontales totalmente de madera, chapa de madera o laminado. Con los gabinetes de chapa de madera, se aplica una capa delgada de madera a un sustrato de madera contrachapada o un material compuesto como el tablero de partículas (la madera contrachapada es mejor, pero más costosa). Las puertas de gabinetes de cocina laminados a menudo están fabricadas con láminas de cloruro de polivinilo que se calientan, moldean y aplican a un sustrato para dar una apariencia perfecta.

Si los gabinetes todavía están en buen estado, puede cambiar el aspecto de su cocina simplemente cambiando el color de las paredes y volviendo a revestir o pintando los gabinetes. El revestimiento del gabinete, que implica reemplazar las carillas, es más costoso, pero aún ahorra un 50 por ciento en una remodelación completa. Mientras sus gabinetes no sean de laminado o melamina, puede volver a pintarlos usted mismo. Desengrase con un limpiador doméstico a base de aceite de cítricos, quite las puertas y los herrajes y aplique primero un sellador de imprimación, aunque es posible que todavía tenga que lijarlos antes de pintar. Los nuevos tiradores de los cajones y las puertas también marcarán una gran diferencia.